- ir al inicio -

Noticias

:: Ampliar foto ::

19/01/2019 I Deportes I JUANI, LA PEQUEÑA MALAGUEÑENSE, QUE JUNTO A SUS 4 AMIGUITAS, SON UN CANTO A LA VIDA !!!

Juana (3), Celina (5), Guillermina (6), Zoe (6) y Felicitas (6) se conocieron en la sala de oncología del hospital Privado y forjaron una hermosa amistad, que fue clave para transitar los dolorosos procesos personales que cada una debía afrontar.

Compartimos la publicación del Diario La Voz del Interior, sobre las 5 pequeñas amigas que lucharon y vencieron al cáncer...

“La foto va más allá de lo que expresa: haber sorteado una tremenda enfermedad”, afirmó a La Voz Andrea Negrette, la mamá de Guillermina. La imagen comunica sobre todo “ese sostén que les dio la amistad”, que se basó fundamentalmente en “estar atentas las unas con las otras”, contó.

“El bienestar que hoy gozan esas criaturas es milagroso”, dijo, y explicó que decidieron, junto con los otros papás, hacer la foto cuando les creciera el pelo, para dar cuenta de que “ya estaban bien”.

 

Una por una

Juana tiene tan sólo 3 añitos, es oriunda de Malagueño y, al año y medio, los médicos le diagnosticaron leucemia linfática aguda. Se trata de un tipo de cáncer hematológico y de la médula ósea que afecta los glóbulos blancos.

Celina tiene 5 años, es oriunda de Villa María y comparte con Juana el mismo diagnóstico.

Guillermina vive en Saldán y con sólo 6 años le hizo frente a un terrible tumor cerebral, un meduloblastoma en el cerebelo. Hace 15 días que terminó la quimioterapia. Hoy, la pequeña no tiene ninguna secuela y está sin medicación.

Zoe es oriunda de la localidad de Patquía, La Rioja, tiene 6 años y viajó a Córdoba para hacer el tratamiento contra la leucemia, allí conoció a las demás.

Felicitas, a sus 6 años, padece la misma enfermedad que Zoe, Celina y Juana. Ella es oriunda de Río Bamba.

En el caso de Guille, luego de hacerse controles semanales y mensuales, Andrea Negrette, su mamá, contó a La Voz que “ahora esos controles son mucho más distanciados que antes, gracias a que los resultados de las resonancias están saliendo bien”. Sin embargo, para “olvidarse completamente del tema”, aún le quedan por delante cinco años de controles. 

En tanto, Juana, Celina, Zoe y Felicitas se encuentran en instancias de controles. Todos los meses van al hospital a hacerse estudios en el laboratorio ya que, según explicó Negrette, una vez que terminan con la “quimioterapia de internación” continúan con otra vía oral. 

La primera en terminar este tratamiento fue Zoe. Al resto le quedan unos meses más. Sin embargo, la enfermedad está controlada. 

 

Como hermanas

“Cómo anda la vecindad”. Con esta frase, cada vez que las niñas jugaban en la sala –generalmente durante sus días buenos–, los doctores bromeaban sobre el hermoso vínculo que las había unido. “Cuando una escuchaba que otra estaba jugando en el pasillo, quería ir de inmediato para jugar con ella”, cuenta Negrette.

A pesar de su corta edad, las niñas dieron un fiel ejemplo de lo que es la fraternidad. A pesar del dolor y de los altibajos propios de su situación, decidieron transitar su enfermedad juntas. 

“Se ayudaban, caminaban de la mano, compartían los juguetes, el compañerismo entre ellas era increíble. A pesar de ser tan pequeñas, siempre estaban pensando en la otra”, afirmó Negrette. 

Incluso, en los momentos más difíciles, las niñas se apoyaron incondicionalmente naturalizando situaciones que, por ahí, a los adultos les cuesta un poquito más.

"Guille" fue la primera en quedarse pelada. A pesar de la incertidumbre de cómo lo tomaría su hija o las demás, Andrea se sorprendió de su reacción: “No lo vivió como una tragedia. Incluso, me hizo creer que era momentáneo y que esto iba a pasar”, explicó.

A Zoe, "Celi", "Juani" y "Feli" recién después de un tiempo se les cayó el cabello, a raíz de la quimioterapia, y la alegría del encuentro fue superadora a todo lo que se podía esperar. 

“¡Mirá, 'Guille', estamos iguales!”, el grito llenó la sala de ternura. A ellas no les importaba la mirada prejuiciosa, que nunca falta. Sólo querían ser como su amiga para poder seguir acompañándose de igual a igual, de corazón a corazón.

“Estas niñas nos enseñaron mucho. El niño sigue adelante siempre”, afirmó Andrea. Y agregó: “Era yo la que muchas veces me apoyaba en la cama de 'Guille' y me decía que todo iba a estar bien. Moría de dolor e igual sonreía. Siempre tenía sonrisas para su mamá”. 

Respecto a cómo están hoy, Andrea contó que “disfrutan desde lo más simple, porque ellas viven la vida de otra manera”. Y precisó: “No necesitan grandes cosas para ser felices. Los adultos somos los que nos quedamos anclados en el dolor”.

 

AMISTAD.

Tanto las pequeñas como sus madres forjaron un vínculo de amistad basado en el acompañamiento mutuo. 

Las niñas no fueron las únicas que forjaron una hermosa amistad en las salas del hospital. Entre mate y charla, las noches en los pasillos del nosocomio dieron forma a un fuerte vínculo de acompañamiento entre los padres de las pequeñas. 

“Siempre estaban atentos a la necesidad del otro”, contó Andrea y detalló que la clave del acompañamiento “está en las pequeñas cosas, y en el sentirte que solo ellos te entienden porque están pasando por lo mismo”.

 

Corazón de madre

“Hay cosas que no recuerdo de ese momento tan doloroso. Les expliqué a los médicos que no podía ser otra vez”, dijo Andrea recordando el día en el que diagnosticaron a su hija.

Siendo mamá de dos nenas perdió a su esposo hace tres años a causa de la misma enfermedad que le diagnosticaron a su pequeña de seis: un tumor cerebral. 

“Cuando entré a la sala, estaba llena de médicos... Entonces, pensé lo peor”, recuerda. “Hay que operarla de urgencia”, le dijeron en aquella ocasión, pero cuando le nombraron al neurocirujano que se encargaría de la cirugía, se percató de que era el mismo que operó a su marido años atrás.

Durante su internación, Guille padeció muchas complicaciones, como la trombosis y la hidrocefalia. Y aunque los médicos le aseguraron que habían podido extraer el tumor en su totalidad, no fue así. 

“No puede ser, hay una equivocación”, decía Andrea. La espera fue larga pero, finalmente, tras la siguiente operación, lograron sacarlo todo. “Fueron tantas las cosas que tuvo que pasar, y siempre ella con esa sonrisa. Ella era la que me daba fuerzas a mí”, asegura. 

Pero la cirugía implicaba sólo el 50 por ciento para tratar de salvar a la pequeña, faltaba el tratamiento de quimioterapia. 

En esa instancia, se decide el traslado al hospital Privado, allí nació la amistad con las demás niñas, que hacía rato que estaban internadas allí. Una vez en el nosocomio, la historia comienza a cambiar y la vida se hace más llevadera cuando hay un hombro amigo en el cual descansar. 

Con relación a todo lo que tuvo que pasar junto a "Guille", sostuvo convencida: “Para mí, todo esto fue sentir el dolor en su máxima expresión. Pero ya no te puede quebrar más nada porque, si superaste esto, sabés que vas a enfrentar cualquier cosa”. 

“Hoy 'Guille' hace actividades como cualquier otro niño común”, contó Andrea. Y agregó: “Ahí es donde uno cree que esto es milagroso; ella tenía un cáncer grado cuatro, lo más avanzado en la evolución de un tumor y, sin embargo, quedó sin ninguna secuela”.

 

Eterno agradecimiento 

“En Córdoba tenemos excelentes médicos, y me saco el sombrero con todos los que me crucé en este proceso”, sostuvo Andrea.

Desde un saludo, una charla de pasillo, un café caliente, los profesionales de la salud estuvieron siempre acompañando a esta mamá en uno de los momentos más difíciles de su vida. 

“Algunas de las doctoras que pasaban a charlar conmigo hoy las tengo de amigas y hasta fueron al cumple de 'Guille'”, reveló.

En todo este tiempo, en el corazón de Andrea se grabaron a fuego varios nombres a raíz de sus pequeños gestos de amor del cada día que hacían que ella se sintiera sostenida, como tantos papás que también tuvieron la dicha de conocer a esos profesionales. “Te hacen sentir que no es un caso más y que ellos también las quieren salvar, explicó.

“El doctor Espósito amó verdaderamente a mi hija y hoy disfruta de los avances en su salud tanto como yo”, aseguró . También nombró a la doctora Berreta: “Ella entregó su vida a esto, y el vínculo que creó con mi hija es excelente. Incluso, también se preocupaba por mi otra hija”.

Finalmente, concluyó: “El amor recibido de todas las personas que integran esos espacios, la ayuda de Dios; todo esto hizo que todo saliera bien”.

“Ni leonas, ni superheroínas”: por qué el cáncer no es una guerra

 

La importancia de las palabras correctas. 

Podríamos hablar de guerreras y de heroínas que batallaron duro contra esta terrible enfermedad, que hasta a veces nos cuesta nombrar. Y no estaría mal como metáfora, pero no es la adecuada. 

“No somos ni leonas, ni superheroínas. Simplemente hicimos todo lo que el amor nos impulsó”, sostuvo Adriana Negrette, mamá de Guillermina (6), en diálogo con La Voz. Y agregó: “Yo creí que iba a enloquecer. Era tanto el dolor y, sin embargo, es una fuerza superadora”. 

Si bien estas pequeñas, junto con sus familias, dieron todo para “luchar” contra la leucemia o el tumor cerebral y podríamos hacer referencia a ellas como "guerreras", el cáncer no es una guerra. No hay perdedores y ganadores porque, si no la ecuación se reduce a quien “pierde” –muere o convalece– como alguien que falló y se rindió.

Todo se trata de metáforas. Sí, el cáncer puede vivirse como una guerra, pero si usamos el término inconscientemente se está colando subliminalmente la noción de que morir es rendirse y no hay nada más lejos de eso. 

En este sentido, Negrette contó: “En el camino quedaron muchas criaturas y nos cuesta mucho no sentir miedo. No es tan fácil decir que todo va a estar bien”. Además, reveló: “A veces hasta te daba vergüenza que le salieran bien los estudios a tu hija y que, a la vez, otro nene muriera”.

Sin desmerecer todo el esfuerzo y el sacrificio que cada niña tuvo que hacer para mantenerse en pie y transitar el doloroso camino que vivieron, al contrario, teniendo en cuenta que el proceso de cada persona es único y particular, se prefiere decir que las pequeñas "superaron" (gracias a un apoyo incondicional, a un diagnóstico y tratamiento adecuado, y al hermoso regalo de una hermosa amistad) una terrible enfermedad. Y hoy celebran la vida juntas. 

Si hablamos del cáncer como una enfermedad, y no como una “maldición“ contra la cual hay que "luchar", es probable que se lo pueda comenzar a disociar, tanto en la lengua como en la vida, de la guerra.

 

El cáncer en Argentina y en Córdoba

El cáncer representa aproximadamente el 20 por ciento de la mortalidad del país, con más de 60 mil defunciones anuales, según el Atlas de Mortalidad por Cáncer 2011-2015, publicado en 2018 por el Instituto Nacional del Cáncer (INC).

La mayor mortalidad por cáncer en varones son los tumores de pulmón, colon-recto y próstata. Y, en mujeres, son los tumores de mama, pulmón y colon-recto.

Entre 2011 y 2015, 13.802 varones y 12.826 mujeres murieron por cáncer en Córdoba. Según el informe, el número total de decesos se incrementó un 3,14 por ciento en comparación con el período 2007-2011. Fue del 6 por ciento en el caso de las mujeres y del 0,6 por ciento en el de los varones.

 

Juntas, en el hospital.   

El término hace referencia a los distintos tipos de cáncer que aparecen en niños menores de 15 años. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “es poco frecuente”, ya que “la tasa mundial oscila entre los 50 y 200 casos cada millón de chicos”.

Un informe de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer de la OMS señala que, en los países desarrollados, ocho de cada 10 chicos enfermos llegan a curarse.

La leucemia es el tipo de cáncer más común entre los más pequeños, ya que representa alrededor de una tercera parte de todos los casos.

 


Fuente: lavoz.com.ar


 

Foto Galería

 

Otras Noticias

20/08/2019 CON 2 GOLES DE EZEQUIEL CEBALLOS "EL DEPOR" GANÓ EN VILLA GIARDINO Y SIGUE SUBIENDO EN LA TABLA... (leer +)

18/08/2019 CON NICO VELIZ EN EL PLANTEL, LOS MURCIÉLAGOS VUELAN RUMBO A LOS PARAPANAMERICANOS DE LIMA... (leer +)

18/08/2019 LA ESCUELA DE FÚTBOL DE B° 1° DE MAYO ARRANCÓ LA LIGA MUNICIPAL "DR MESTRE" CON 3 TRIUNFOS... (leer +)

17/08/2019 TRIUNFAZO DEL ALMIRANTE EN ARGÜELLO... (leer +)

12/08/2019 GRAN PARTICIPACIÓN DE LA ESCUELA DE DANZAS ÁRABES KRAMA EN EL CERTAMEN "HAMSA 2019"... (leer +)

12/08/2019 EL JOVEN FUTBOLISTA MALAGUEÑENSE NICOLÁS BARRAZA JUGARÁ EN EL ASCENSO DE SUIZA... (leer +)

11/08/2019 ALMIRANTE BROWN SUMÓ UN NUEVO EMPATE... (leer +)

10/08/2019 LA ESCUELA DE FÚTBOL DE B° 1° DE MAYO PARTICIPARÁ EN LA LIGA MUNICIPAL DE FÚTBOL INFANTIL "DR RAMÓN B. MESTRE"... (leer +)

09/08/2019 EN SU DEBUT EN CARRERAS CON OBSTÁCULOS, EL MALAGUEÑENSE MAURICIO PEREYRA HIZO PODIO EN LA FALDA... (leer +)

07/08/2019 LAS CHICAS DE YOCSINA HOCKEY Y UNA BUENA PRESENTACIÓN EN ONCATIVO... (leer +)

06/08/2019 EL MALAGUEÑENSE WALTER OLIVA TUVO UN GRAN DESEMPEÑO EN EL "AQUILA X RACE" DE LA FALDA Y SE PREPARA PARA EL MUNDIAL DE LONDRES... (leer +)

05/08/2019 LOS CHELCOS SE QUEDARON CON EL CLÁSICO MALAGUEÑENSE DE LA LIGA DE PUNILLA... (leer +)

04/08/2019 LOS JÓVENES MALAGUEÑENSES FEDE HEREDIA Y JULIÁN CEBALLOS CONVOCADOS AL PRESELECCIONADO SUB 15 DE LA LIGA CORDOBESA... (leer +)

04/08/2019 BROWN EMPATÓ CON LAS PALMAS Y SIGUE SIN GANAR EN EL CLASIFICATORIO... (leer +)

31/07/2019 LA MALAGUEÑENSE FERNANDA QUIROGA INTEGRA LA SELECCIÓN FEMENINA DE LA LIGA DE PUNILLA... (leer +)

www.infoguiamalagueno.com.ar /